Publicado en Cartas

Gracias.

Gracias.

Gracias por ser mi hermana, mi amiga, mi más fiel confidente.

Gracias por ser esa persona, gracias por tus innumerables “Para!!!” y otros muchos quejidos, llantos y gimoteos que has utilizado para que te dejáramos en paz.

Gracias por todos los momentos que hemos compartido, que no son pocos.

Gracias por esos días que has dado lo mejor de ti, gracias por todos esos mosqueos que tienes de vez en cuando.

Muchas veces hemos dicho que si no fuera porque el destino nos ha hecho hermanos, nunca nos habríamos conocido. Y agradezco, al destino que lo haya hecho así.

Te agradezco todas aquellas veces en las que con tu bendita paciencia me has aguantado.

Aunque a veces me lo niegues o me lo cuestiones, nunca he conocido a una persona como tú, alguien con quien sabes que puedes confiar, como ya he dicho una fiel confidente, alguien donde acudir cuando necesitas apoyo o consejo, porque eres especial.

Eres especial para mí, y te puedo asegurar que haces especial cada momento que compartimos juntos.

No hay cosa que más disfrute en el mundo que salir a hacer fotos, o al menos intentarlo, o cuando nos vamos de vacaciones y apreciamos los dos todos aquellos sitios que visitamos. No pienso morir sin haber hecho muchos viajes juntos.

 

Porque, aunque dicen que de carácter somos muy diferentes, nuestros gustos son casi idénticos. A veces pienso, y creo que sin equivocarme, que eres la persona que me complementa al 100%.

Sé que esto está sonando muy discurso de recién casados, pero no me negaras que nuestra relación es un poco así.

Parece que hace nada eras esa persona a la que incordiaba continuamente mientras estudiaba para sus exámenes de la ESO para que jugaras conmigo, y tu me repetías “Marc estoy ocupada”, o que te dolía la barriga, y yo como niño que era me molestaba, sin entender que lo que hacías era más importante que mis juegos de crió.

 

Y evitando todos estos momentos, míranos ahora, tu me sigues aguantando, pero yo ahora también a ti, pero en el fondo no es tan diferente, yo te sigo tocando las narices y tu como escusa me pones que te duele la barriga.

A veces, tumbado en la cama intento imaginarme como será nuestra relación dentro de unos años, y te aseguro que en vez de hermanos, en esos sueños parecemos mejores amigos.

No quiero ni puedo pensar algo que nos pueda romper, porque nosotros somos diferentes, y mucho, pero creo que es ese mismo factor el que hace que pensemos igual, que nos gusten las mismas cosas y que nos llevemos de esta manera tan especial.

Sabes bien que no hay aniversario en el que no

IMG-20170721-WA0010

te haga un texto como este, muchas felicidades, y por favor, sigue siendo tan especial y tan perfecta a tu manera. Gracias.

Autor:

Soy un chico que siempre le da la vuelta a las cosas para que sean lo más perfectas posibles. ¡¡Vivimos poco tiempo para perderlo con lamentos y tristezas!!

2 comentarios sobre “Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s